domingo, 1 de febrero de 2015

La Escuela resiste la nevada


En pie desde 1792, resistente y fuerte, la Escuela soporta el peso de la nieve.


LA NEVADA

por

FELISA VIADAS


      Estos días ha nevado mucho. Los hombres dicen que ha caído más de una vara. Yo no lo sé porque no lo he medido. Los más viejos del pueblo no habían visto una nevada como ésta.
     El sábado 26 de enero comenzó a nevar. El domingo ya no pude ir a misa. Y toda la semana sin venir a la Escuela.

     Los pobres pájaros se metían en nuestras casas, helados. Por las calles no se veía a nadie. Algunos, a veces, salían a hacer senda. Senda para ir al río, a la taberna, a la Iglesia, a los pajares…
 
     Nadie podía entrar ni salir de Bañuelos. El cartero estuvo diez o doce días sin venir. En las casas comenzaba ya a faltar de todo.

     Durante la nevada ha muerto una mujer. Cogió frío y le vino una parálisis.

Extracto del cuadernillo "GESTOS", núm.2
Abril 1935
Escuela Nacional Mixta de Bañuelos de Bureba


Escuela Benaiges de Bañuelos de Bureba
Enero 2015
Bañuelos de Bureba desde las lomas
Enero 2015
Colmenas en Bañuelos de Bureba
Enero 2015

10 comentarios:

  1. Precioso, como no podía ser de otra manera, por la escribana y por el paisaje... A diferencia de aquellos tiempos que cuenta Felisa, hoy, en Bañares sí que se puede salir de casa, incluso salir del pueblo en coche para Madrid..., para eso está el personal siempre dispuesto, la buena gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede salir de Bañuelos para Madrid cuando nieva pero si se tiene ayuda de los amigos como Jesus y sus hermanos, gracias chicos.

      Eliminar
    2. Gracias, Enrique. En verdad yo no he hecho nada, son las fotografías las que hablan por sí solas y las palabras de la niña las que hacen emotivo y evocador a este post.

      Eliminar
  2. Unas auténticas postales del pueblo, que bonita y que jodida puede llegar a ser la nieve....un recuerdo a Felisa Viadas antigua alumna y ahora residente en Zaragoza.

    Hurra por la bloguera, el fotógrafo y el comentario anterior...pero quien se baña en Bañuelos con ese tiempo? ni los siberianos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sergi. Las fotografías son merecedoras del texto de Felisa niña. Un texto sencillo y con un estilo directo como así lo son los más pequeños.
      La ocasión la pintan calva y merecía la pena traer el texto a colación y cerrar los ojos e imaginarse a Felisa al calor de la estufa junto a sus compañeros y compañeras, leyéndose unos a otros sus textos mientras la nieve caía afuera.

      Eliminar
  3. La nieve en Bañuelos este último fin de semana de enero revivió en mis mayores recuerdos de otras tantas nevadas, Tiempo de parar, de estar quietos vindola caer, decían. Las sendas a pala para ir a coger leña, para ir a otras casas...
    Así recordaban historias viendo caer nieve tras la ventana, al calor de la gloria...y yo les escuchaba sintiendo que el tiempo pasa y hay cosas que permanecen. Permanecen las historias contadas de unos a otros.
    Juntos recordando...Mis padres mayores... este año de nieve...cosas que ya vivió Felisa y también Antonio Benaiges al calor de su estufa.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bellos recuerdos! ¡Qué bello compartirlos!

    ResponderEliminar
  5. Que bello lugar, debe hacer frio, pero bellísimo pueblo.
    Saludos.
    Lola Barea.

    ResponderEliminar
  6. Lo es, Lola. Los días 11 y 12 de abril aun lucirá más hermoso porque su Escuela abrirá sus puertas después de años de olvido al aprendizaje y al recuerdo de un gran maestro y sus pupilos. Gracias.

    ResponderEliminar